Datos privados y públicos en redes sociales

Todas las redes sociales ofrecen similitudes al tiempo que tienen sus propias particularidades. Ponen a disposición de los usuarios métricas que podríamos definir como universales y extrapolables, como es el caso de un “Me gusta”, pero también las hay singulares (“Abrir el detalle” de Twitter, por ejemplo). Y aquí el matiz importante que impulsa este texto: no existen métricas para cada necesidad y no todo es accesible para cualquier persona, de ahí la importancia de diferenciar entre datos públicos y privados.

En algunos posts publicados en Doctormetrics con el foco puesto en redes sociales (Extraer y trabajar con datos de Twitter o Extraer y trabajar con datos de Facebook), cada vez es más frecuente recibir preguntas del tipo:

  • ¿Puedes exportar datos de una fan page ajena?
  • Quisiera exportar el correo electrónico de los que ponen like a mis posts, ¿esto es posible con alguna herramienta?
  • De cada publicación que hago, ¿cómo saber cuántos son hombres? ¿y mujeres? ¿de qué edades? ¿cuáles son sus perfiles?
  • ¿Cómo puedo conseguir el listado de todas las personas que dieron “Me gusta” o reaccionaron a una publicación concreta?

Es imposible conocer todas las herramientas sociales que existen y saber cuál es el potencial de cada una de las ellas, por lo que es vital distinguir a nivel general qué entendemos por datos privados y datos públicos para saber qué es lo mínimo que podemos esperar.

Métricas públicas y privadas en redes sociales

Cuando hablamos de datos públicos estamos haciendo referencia, a grandes rasgos, a las cifras que puede conseguir cualquier usuario que acceda al perfil de una empresa. No hace falta ningún privilegio más, simplemente interactuar como un usuario convencional.

Tal cual paparazzi con su cámara en mano, podemos fotografiar el rendimiento de las publicaciones (se pueden consultar likes, shares, etc.), cuántas actualizaciones se generan, cuál es el número de reproducciones de un vídeo en YouTube o cuántos seguidores tiene la marca. Sencillas estadísticas con las que poder construir gráficas para saber hasta qué punto evoluciona una comunidad o personalizar métricas (engagement, sin ir más lejos). También son públicos los comentarios que se generan que pueden agruparse por términos clave o hashtag.

La principal ventaja de esta visibilidad es que nos permite conseguir los datos de la competencia. Con esta información tan accesible se puede conocer, gracias a los básicos números extraídos, el trabajo y estrategias que mejor/peor funcionan, contenidos más brillantes, horas de publicación más eficaces, etc.

Por su parte, los datos privados son aquellas métricas que requieren de privilegios para poder conseguirlos. Como administradores de una red social tendremos acceso a las estadísticas absolutamente privadas que se ofrecen únicamente a esos usuarios. Un internauta sin esas credenciales no podrá obtenerlas jamas.

Hay multitud de métricas privadas y cada red social ofrece las suyas propias. Así por ejemplo en Facebook encontramos el total de usuarios únicos que interactúan con una fan page, el alcance orgánico semanal y las impresiones pagadas diarias o las reproducciones totales únicas; en Twitter las veces que se envían los tuits por correo electrónico, datos demográficos de nuestros followers, los clics en URL o etiquetas, entre un largo etcétera.

Es fundamental señalar que los datos que ofrecen en sus estadísticas las redes sociales no incluyen nunca matices personales (teléfonos, correos, etc.). Otra cosa es que dispongan de ellos o que los usuarios quieran ofrecerlos por voluntad propia en la descripción de sus biografías. En resumen: ni Facebook, ni Twitter, ni Instagram, ni YouTube ni ninguna otra red social en los datos de actividad propios incorporan nada que pueda identificar a los usuarios.

Datos privados y públicos en Facebook

Como puede verse en la imagen inferior, los datos de Facebook de interacciones son accesibles para cualquiera, además de la fan page que lo publica (y el día y la hora en la que ve la luz el contenido).

datos privados y publicos en redes sociales

A continuación se muestran las métricas privadas que ofrece Facebook a nivel de publicación si se consultan sobre el propio post (en los insights de la herramienta hay mucho más):

datos privados y publicos en redes sociales

Salta a la vista que la cantidad de datos es mayor: personales alcanzadas, interacciones totales, desglose de likes, reacciones y comentarios, clics, número de usuarios que solicitaron ocultar todas las actualizaciones, etc.

Datos privados y públicos en Twitter

En Twitter, como ocurre también en Facebook, los datos públicos que pueden recogerse en los tuits son los básicos: me gusta, RP y respuestas (además con la correspondiente fecha de publicación).

datos privados y publicos en redes sociales

Como administradores las métricas a consultar aumentan, y de forma rápida (en Twitter Analytics se ofrecen muchos más datos) pueden verse las impresiones o los clics en el enlace:

datos privados y publicos en redes sociales

Datos privados y públicos en Instagram

Las métricas públicas de Instagram, las que cualquier usuario puede consultar, son los “Me gusta” y “Comentarios” que reciben las publicaciones. También se pueden registrar otros datos, como fechas, horas y tipología (imagen/vídeo).

datos privados y publicos en redes sociales

Por su parte, los datos confidenciales en Instagram de las publicaciones son, entre otros:

  • Visitas al perfil
  • Clics en el sitio web
  • Clics en “Cómo llegar”
  • Llamadas
  • Alcance y porcentaje sobre los seguidores propios
  • Seguimientos
  • Impresiones

datos privados y publicos en redes sociales

Scrapeando las redes sociales como solución 

Las herramientas de pago, a través de la API de cada red social, ofrecen siempre los datos públicos básicos, pero lo que respecta a los privados no es algo universal. Cada herramienta intenta distinguirse del resto con alguna peculiaridad. Hay muchos factores que pueden influir en lo que ofrecen, de ahí que haya tanta disparidad entre los precios y lo que pueden aportar.

Como es imposible conocer las particularidades de todas y saber a cuál recurrir en cada momento, es importante que conozcáis que aplicaciones como R podrán ayudaros para necesidades concretas que, en caso de hacerse manualmente, implicarían horas, horas y más horas.

Con R existe el potencial de recorrer una web como si fuéramos un usuario cualquiera y automatizar/programar los clics que podría hacer un ser humano para acceder a la información pública que ofrece cada red social.

A modo de ejemplo, en Instagram podríamos ir a los comentarios que hay sobre una publicación y exportar los nombres de usuario de todos los que han intervenido en esa conversación. Al mismo tiempo podemos conseguir las publicaciones que han hecho esos usuarios en sus cuentas, el número de seguidores que tienen y también los seguidos. Tampoco hay problema en obtener lo que han escrito en su biografía (sea cual sea, ya sabéis que es variopinta y puede ir desde su profesión a lugar de residente a los que se limitan a escribir algo divertido). Exactamente igual se puede hacer con los usuarios que dieron a “Me gusta”.

Sin duda, R constituye una alternativa extraordinaria para conseguir aquellos datos que podamos necesitar en un momento dado debido a que no aparezcan en las estadísticas propias de la red en cuestión o que impliquen una inversión de tiempo enorme para una persona.

Autor:

Social Analyst en Metriplica. Licenciado en Periodismo; máster en Comunicación y Periodismo Digital; posgrado en Analítica Web y máster en Analítica Web y Multidispositivo. Encuéntrame en LinkedIn o Twitter

Leave Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.